Saltar al contenido

El fantasma del fracking … Pobre sentados encima del tesoro

abril 7, 2018
Petróleo


Seguir este blog

A raoul de lo sucedido y el pozo Lizama 158 se reabrió el debate y torno a todos los sectores minero-energético del país. Y todo es válido, siempre y cuando no se argumente con falacias, como que fue consecuencia del fracking. Si bien el planeta requiere que pasemos modelos de consumo diferentes, nuestra economía no tiene un plan para la sustitución de un corto plazo, por eso, no podemos caer y la satanización de un sector.

El sector minero-energético aporta y promedio 9 puntos al PIB colombiano y tiene una participación de cerca del 50% en los ingresos por exportaciones del país y de más un 20% de la inversión directa extranjera. Resuelva $ 6,6 billones como utilidades de Ecopetrol y el hijo de 2017 se vea solo como un reflejo de lo que muchas veces se ha repetido acerca de nuestro país: "Colombia no es un país petrolero o minero, pero sí tiene una alta dependencia de los ingresos que genera este sector ".

La falsa disyuntiva de petróleo o minerales versus agua no es algo real: es una parte de una agenda social y ambiental que hace que algunos lleguen a los años, pero que los ciudadanos y los políticos han profundizado y que la época electoral particularmente. No se pretende tomar una decisión sobre el surgimiento de una decisión en el momento de una decisión del alcalde de los Estados Unidos de América y la unión cuantos.

El ejercicio primario de las variables económicas, las variables ambientales (biodiversidad, impacto ambiental negativo, servicios ambientales de los ecosistemas) y las variables sociales (brecha social, empleo, bienestar y salud), para así tomar decisiones no orientadas por el grito o la arenga, sino por el análisis y la razón.

Por eso, la situación del pozo Lizama 158 que viene ocurriendo desde inicios de marzo debe tomarse bajo conseo: como un tema técnico que puede haber sido bien o bien manejado y que, por ello, debe tener una solución técnica y las sanciones respectivas (si se comprueba negligencia y la operación o incumplimientos y lo ambiental o lo social).

Lo que ha pasado y este pozo es una evidencia de que llevamos 100 años de actividad petrolera, y que las situaciones así pueden pasar y que deben estar preparados para ellas. Lo que sís cierto es que no ha sido consecuencia del fracking como algunos populistas han salido a decir y las edes (incluso videos que no corresponden a este evento, como el petróleo saliendo de un grifo o el de un tigrillo muerto); tampoco debe ser considerado como un ejemplo de lo que nos espera si no nos acabamos con la explotación petrolera, porque la explotación de petróleo y gas, así como de minerales, no va a parabar de un para otro: si el planeta requiere que pasemos un modelos de consumo diferentes, nuestra economía no tiene un plan para la sustitución real de ingresos y el corto plazo.

A rajas de la situación y este pozo, el Ministerio de Ambiente se puso a la cabeza. Por su parte, Ecopetrol asegura que ya no hay fuga hacia los ríos y los afectados, luego y la cuestión de los días debería estar solucionando el problema.

Para el futuro, vale la pena revisar los planteamientos de la campaña de la mayoría de los candidatos presidenciales 2018-2022 no expresa la falsa disyuntiva de explotación – conservación o la satanización de la actividad minero energética; es más, resaltar la importancia del tema ambiental y social frente a las actividades mineras energeticas, e incluso las leyes de cambio de la distribución de las leyes entre territorios generadores y el resto del territorio nacional. Es decir, para la mayoría de los candidatos el sector minero energético es la clave de la economía colombiana y los próximos cuatro años.

No es una cuestión de posiciones políticas, es la forma como administramos nuestro capital natural y vamos a generar desarrollo sostenible como sociedad. La sostenibilidad no se conjuga solo y el tiempo conservacionista, sino que debe usarse de la mano de la efectividad, de lo que es necesario usar racialmente y de lo que es necesario miener (e incluso incrementar).

Por ello, todos los ciudadanos, sin diferencias de ideologías u opiniones, debemos despojarnos de paradigmas y observar una verdad evidente: no se puede renunciar a la exploración y explotación petrolera o minera, entre otros la producción de energía (cada vez más renovable) afortunadamente), pero sí es necesario exigir las mejores prácticas, el uso de los análisis técnicos para las decisiones y la radicalización del tema. No solo por nosotros, sino por nuestros hijos … que quisieron que tuvieran que vivir fuera de la realidad

José Alejandro Martínez
Director del Departamento de Sostenibilidad
Instituto para el Emprendimiento Sostenible
Universidad EAN

(Visitado el 4.009 veces, 1 visitas hoy)

http://platform.twitter.com/widgets.js .



Source link

A %d blogueros les gusta esto: